Hecho para ti

Carrito de commpras

Preservar la vida útil de los colchones es importante, aprende cómo puedes hacerlo

Un ejemplo de esto es la incorporación de estructuras de acero con alto contenido de carbono logrando que nuestros colchones sean ultra resistentes y que no sufran deformaciones con los cambios de temperatura, pues dicho material es hasta 3 veces más resistente que otros materiales usados en la industria de los colchones, soporta el calor y la corrosión de manera más efectiva sin perder su gran elasticidad, permitiendo que el confort siga siendo nuestra promesa de valor. Las telas con tratamiento WSR son otro ejemplo de los materiales ultra resistentes que empleamos, pues su tecnología repele el líquido y las posibles manchas, lo que mejora la fortaleza de nuestras coberturas. Estas y muchas otras innovaciones hacen de nuestros colchones uno de los más resistentes del mercado.

Ahora, aunque la vida útil de un colchón está principalmente determinada por la técnica y la calidad de los materiales empleados en su elaboración, también es cierto que un alto porcentaje depende, directamente, del correcto uso que se haga de este y de los cuidados que se le dedique al colchón.

Para complementar esa resistencia propia del colchón Spring, queremos regalarte una serie de tips para conservar tu colchón en perfecto estado durante toda su vida útil.

Protégelo con una funda o un protector:Al usar un protector de buena calidad evitarás posibles accidentes con líquidos que puedan manchar o deteriorar la cobertura e incluso el interior de tu colchón. 

Gira tu colchón cada 3 meses:Girar el colchón de pies a cabeza evitará que los acolchados soporten el peso en la misma zona siempre, lo que evitará que se deforme.

Aspíralo o sacúdelo por lo menos una vez al mes. No lo humedezcas: Así no permites que se acumule la suciedad y la humedad, evitas la aparición de bacterias, ácaros y hongos que dañan la pieza, y no tendrás que dormir soportando olores molestos o texturas indeseables.

Revisa regularmente el estado de la base sobre la que está colocado tu colchón:Bien sea una cama o un somier, recuerda que es importante que el colchón esté sobre una superficie uniforme y sin vacíos que puedan causar deformidad. También te recomendamos verificar que no existan piezas sueltas o astillas del material de la base que puedan causar una ruptura de la tela del colchón.

Siguiendo estos simples consejos asegurarás que tu colchón no sufra deterioros prematuros. Sin embargo, no debes olvidar que también es muy importante cambiar tu colchón cada 7 años, aun cuando este se encuentre en aparente buen estado, ya que el uso diario durante demasiado tiempo hará que los componentes que permiten tu descanso se vayan desgastando inevitablemente, algo que podría perjudicar gravemente nuestra comodidad y hasta la salud.